Las obras que la Intendencia de Salto se encuentra ejecutando en barrio Artigas, supondrán la transformación total del barrio, lo que tendrá un impacto positivo en los vecinos así como la ciudadanía en general. Desde el inicio de esta segunda administración del doctor Andrés Lima, el objetivo es claro en lo que respecta a obras de infraestructura urbana: transformaciones profundas y mejoras duraderas que hacen a una mejor calidad de vida de las personas que durante muchos años se acostumbraron a vivir en calles de tierra, carentes de cordón, canalizaciones eficaces, veredas o sendas peatonales. Pero, sobre todo, estas intervenciones son acompasadas con más y mejores espacios públicos, una nueva red de alumbrado público con iluminación led y toda la señalización vertical y horizontal que redunda en un trabajo de calidad bien acabado y completo.

Días previos al fin de año, la empresa Ramón Álvarez inició la colocación de carpeta asfáltica en Pascual Harriague, entre Manuel Oribe y el Bypass de Ruta 3. Este trabajo fue solicitado por la Intendencia de Salto porque desde el Gobierno departamental, las autoridades entendieron que las avenidas y calles más importantes y transitadas del barrio, requerían un material más resistente y duradero para soportar las altas temperaturas de nuestra región y el tránsito de vehículos pesados como los ómnibus de la línea urbana. Este mismo material será aplicado en otras arterias del barrio. En el caso de Rafaela Villagrán, los primeros metros de la flamante nueva avenida ya cuentan con asfalto. Allí, los funcionarios de Obras ampliaron la calle para transformarla en una avenida de dos carriles con cantero central, cordón cuneta y una nueva red lumínica. Una obra de gran magnitud ejecutada por equipos propios de la Intendencia de Salto.

Pero Barrio Artigas no es, ni será el único barrio sometido a una transformación total; Federico Moreira y Los Ingleses se encuentran en obras con el PDGS II, al igual que Ceibal norte fue el primero en beneficiarse con este programa. Hace algunos años, el Víctor Lima se convirtió en un barrio jardín tras décadas sin contar con infraestructura urbana de calidad. En breve, los vecinos de barrio Saladero verán el movimiento de máquinas que marcarán el inicio de una nueva intervención prevista para este 2024 al tiempo que se ultiman los detalles para más obras de calidad en los barrios Barbieri, Dickinson, Chinchurreta y Umpierre.

Tal como lo señaló el intendente interino Chiriff al cierre del pasado año: las obras no se detendrán en este año 2024.