Pablo Goncálvez recupera su libertad este jueves tras pasar 23 años, 4 meses y 3 días en prisión, tiempo en el que estudió, dio clases, se casó, se divorció y tuvo una hija. Mientras las autoridades buscan asegurar que su salida pase “desapercibida”, su defensa desmintió que se radique en Salto.

El múltiple homicida Pablo Goncálvez recuperará la libertad este jueves 23 de junio, tras pasar 23 años, 4 meses y 3 días en prisión. La salida se dará en el medio de rumores sobre que el convicto salió en realidad este miércoles de la cárcel de Campanero o que fue trasladado a otro establecimiento antes de su liberación.

A la salida de una presentación en ADM, el ministro Eduardo Bonomi fue enfático en evitar dar datos sobre la salida de Goncálvez. A comienzos de semana ya había advertido que para la cartera la liberación del ahora ex convicto debía hacerse de la forma “más desapercibida posible”.

En el Ministerio del Interior cumplieron con el criterio de Bonomi. Ante las consultas de Salto informa, tanto desde la cartera como del Instituto Nacional de Rehabilitación evitaron dar detalles de la hora o el operativo de liberación.

Ante la incertidumbre, varios medios se apostaron desde el miércoles en la entrada de Campanero, una cárcel de mediana seguridad ubicada a pocos kilómetros de Minas. Goncálvez había sido trasladado a Campanero en 2013, cuando el Ministerio del Interior decidió cerrar la Cárcel Central para reformarla.

La estadía de Goncálvez en Cárcel Central había empezado en 1999, luego de que en el Penal de Libertad fuera atacado por dos reclusos que le propinaron 26 puñaladas. Goncálvez sobrevivió y fue derivado al establecimiento en el que en 2005 contraería matrimonio. Más tarde tendría una hija con esa mujer para luego divorciarse.

La defensa de Goncálvez ya había solicitado la libertad de su defendido en 2012, cuando entendía que su buen comportamiento -el condenado estudió y trabajó durante sus años en prisión- ameritaba la salida anticipada. Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia rechazó esa posibilidad al entender que no existían “signos de rehabilitación” y en base a informes negativos del Instituto Nacional de Criminología y del fiscal de Corte Jorge Díaz.

Precisamente, Díaz fue consultado este miércoles sobre su postura actual: “De lo que hablamos ahora es de que la pena está cumplida, por lo que la discusión es filosófica y no jurídica. Yo no puedo contestar porque no tengo el ‘peligrosómetro’ y en una sociedad civilizada cuando una persona que cometió delitos gravísimos tiene la condena cumplida lo que corresponde es que quede en libertad”.

En efecto, Goncálvez no saldrá por una libertad anticipada sino por haber cumplido la totalidad de su pena, tal como aclaró la Suprema Corte de Justicia en un comunicado emitido el lunes. La salida se dará 6 años, siete meses y 27 días antes de los 30 años previstos en la condena original por los tres homicidios.

La salida anticipada obedece a la posibilidad de redimir penas por trabajo y estudio prevista en el artículo 13 de la ley 17.897. Es que durante sus 23 años de reclusión estudió informática, Derecho y Economía y dio clases de inglés a otros reclusos.

Desmienten que se radique en Salto

Uno de los rumores que trascendió en los últimos días es que Goncálvez se radicaría en una zona rural de Salto luego de obtener la libertad. Sin embargo, sus abogados desmintieron esa posibilidad al diario El Pueblo de Salto.

Los abogados de Goncálvez también se mantuvieron en la reserva que caracterizó a todos los allegados al caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *