“El Gobierno nacional resolvió destinar 275 millones de pesos para la emergencia, equivalente a unos nueve millones de dólares, donde cada organismo puso su parte”, aseguró el director nacional de Gestión Territorial del Ministerio de Desarrollo (MIDES), Mauricio Guarinoni. Añadió que las inundaciones continuarán y es necesario realojar a las familias que viven bajo las cotas de los ríos.

“A veces se asume que lo que se está haciendo es producto del voluntarismo local y no una definición del Gobierno nacional, dijo el director nacional de Gestión Territorial del MIDES, Mauricio Guarinoni, en referencia al aporte de 9 millones de dólares por parte del Poder Ejecutivo y la asistencia de gestión que varios organismos del Estado están realizando para ayudar a los afectados por las inundaciones en el norte y el litoral del país.

El Gobierno nacional resolvió destinar 275 millones de pesos para la emergencia, equivalente a unos nueve millones de dólares, donde cada organismo puso su parte”, aseguró el director nacional de Gestión Territorial del Ministerio de Desarrollo (MIDES), Mauricio Guarinoni, a la Secretaría de Comunicación Institucional.

Todas las decisiones tomadas en cuanto a la asistencia de los damnificados por las inundaciones se realizaron en el marco de la Comisión Sectorial de Descentralización, convocada por la Oficina de Presupuesto y Planeamiento (OPP) a fines de 2015 con la participación del MIDES.

La OPP dispuso la distribución de “créditos blandos”, a través del área Microfinanzas del Banco República Oriental del Uruguay (BROU) para beneficiar a aquellos comerciantes cuyos negocios se vieron perjudicados por las inundaciones en Artigas, Rivera, Salto y Paysandú.

Se resolvió la implementación de tasas bonificadas por hasta 120.000 pesos, con plazos de 30 meses para pagar. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) destinó 50 millones de pesos para un fondo de emergencia. Por su parte, la cartera de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente aportó 3,5 millones de pesos para cada una de las intendencias departamentales afectadas, con la intención de que el monto se destine a materiales y refacciones de casas.

“Todas las resoluciones fueron tomadas en el marco de la Comisión Sectorial de Descentralización y es lo que ahora estamos haciendo en conjunto, porque el Gobierno nacional estuvo muy presente y muy preocupado por las inundaciones”, insistió Guarinoni.

Necesario el realojamiento

Guarinoni añadió que, según datos meteorológicos a nivel mundial, las inundaciones continuarán, aunque no especificó cuándo. Por esta razón, es necesario realojar a las familias que viven más próximas a los ríos o en lugares inundables. Allí “podrá haber plantas, parques y árboles, pero no gente viviendo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *